Cuentas claras, amistades largas.

Así dice el dicho.

Veamos lo siguiente, que me acaba de llegar por correo:

Éste problema fue una vez planteado por Pitágoras, claro explicado de acuerdo a su época. Hasta la fecha nadie ha podido resolver esta pregunta.

A ver si tu puedes.

Tres chicos en un hotel piden servicio a su habitación y piden 1 pizza.

El repartidor les lleva una nota por exactamente 30 pesos. Cada chico le da un billete de 10, y él se va.

¿Vamos bien hasta aquí? Bueno.... Cuando el repartidor regresa al negocio le da los 30 pesos al cajero. Este le dice que hubo un error.

La nota era solo por 25, no por 30. El cajero le da al repartidor cinco billetes de 1 peso y le dice que se regrese con los 3 chicos que pidieron la pizza para darles lo que se cobro en exceso.

De camino a la habitación, se da cuenta que los 3 muchachos nunca le dieron propina. Piensa que como no hay manera de dividir $5 entre 3, se va a quedar con 2 y les va a regresar los otros 3.

Sencillo, ¿verdad?

Toca la puerta y uno de los chicos abre. El repartidor explica que hubo una confusión con las notas, le da al muchacho que abrió la puerta los 3 pesos y se va con sus 2 pesos en la bolsa.

¡Ahora comienza la diversión...!

Recuerda: $30 - $25 = $5 ¿correcto...?

$5 - $3 = $2 correcto???

Entonces, ¿cuál es el problema? Todo esta bien, ¿verdad?

De ninguna forma, contéstenme esto: Cada chico originalmente dio $10 cada uno, y se les dio de cambio 1 peso. Esto significa que pagaron $9 cada uno, que multiplicado por 3 es $27. El repartidor se quedo con $2 pesos de propina.

Tenemos que 27 + 2= 29.

Entonces....... ¿dónde quedó el otro peso?
Previous
Next Post »