El camarón vengativo.

La comida para festejar el cumpleaños de compañeros del trabajo el jueves pasado fue de lo más extraño. Fuimos a un restaurant de comida oriental y entonces tuve que enfrentarme con ése camarón.

Para cuando terminamos los rollos como entrada y al centro de la mesa, yo aún no me había dado cuenta que ya me habían "marcado" como objetivo, de hecho tenía unas cuatro o cinco manchas de salsa de soya creo.

Para cuando llegó mi "Dashino Ebi", un camarón de entre todos tenía que desquitarse por el hecho de que yo degustaba con mucho gusto a los demás camarones.

No se dejaba atrapar, estuve forcejeando con él, me manchó un poco más la camisa y cuando pude atraparlo, con su cola me arrojó un trozo de zanahoria que estaba empapado con salsa agridulce y así me manchó el pantalón en tres zonas diferentes a lo largo de mi pierna derecha.

Por supuesto que ese camarón y los demás no tuvieron tiempo de seguir y terminaron en mi estómago.

:)
Previous
Next Post »