Vivimos en un país raro.



Ni más, ni menos.

Comentarios