El oso y el conejo.

Este chiste lo conto Ares, va:

En el bosque el oso perseguía siempre al conejito para comérselo.

El pobre conejo andaba de continuo azorado y temeroso, permanentemente acosado por el feroz plantígrado.

Cierto día se les apareció un genio.

"Quiero poner paz entre ustedes -dijo el genio-. Le cumpliré a cada uno tres deseos, a condición de que se comprometan a vivir en buena compañía".

"¡Yo pido primero! -exigió el oso-. Quiero que todos los osos de este bosque se conviertan en osas para mí".

"Concedido" -dijo el genio.

"Yo -pidió el conejito después de pensar un poco-, quiero un casco de motociclista".

El genio, algo extrañado por aquella rara petición, le entregó el casco, y el conejito de inmediato se lo puso.

Siguió el oso: "Como segundo deseo pido que también todos los osos del bosque vecino se conviertan en osas para mí".

"Tu deseo está cumplido" -otorgó el genio.

"Ahora -pidió el conejito- quiero la motocicleta más veloz que puedas conseguir".
Con la misma extrañeza de antes el genio le entregó una flamante moto de poderosa máquina.

Rápidamente el conejito subió a ella, y echó a andar el motor.

Dijo entonces el oso: "Mi tercer deseo es que todos los osos del mundo se conviertan en osas para mí".

"Concedido" -dijo el genio. Habló entonces el conejito, y lo hizo con vengativo tono de rencor.

"Y mi tercer deseo -dijo- es que el oso se vuelva gay".

Y así diciendo arrancó en la motocicleta y escapó a toda velocidad.
Previous
Next Post »